PARTICIPA HAZ OIR TU VOZ
September 28, 2016
LA CRISIS SOCIAL
DEL ADULTO MAYOR

Datos del Ministerio de Salud afirman que hay 5,2 millones de personas mayores de 60 años en el país, correspondiendo esta cifra al 11% de la población general.


De igual manera, según los resultados de la Encuesta Salud, Bienestar y Envejecimiento – SABE-, realizada por el Ministerio, las principales problemáticas que padece esta población son: los altos costos por cuidadores y enfermedades como la hipertensión arterial, problemas psiquiátricos, depresión, y las discapacidades físicas.


En el año 2015 según datos del Instituto Nacional de Medicina Legal, 305 adultos mayores se quitaron la vida en el país. En los últimos 10 años esta problemática ha aumentado en un 64%, pasando de 187 suicidios en el año 2006 a 305 en el 2015, presentándose mayormente en los hombres mayores de 80 años. Se estima que el 61% de estos casos se presentan en personas que sufren de Depresión.
Según el Instituto Nacional de Medicina Legal está tendencia, pone de manifiesto las limitantes y/o incapacidad del Estado y la sociedad en general, para contrarrestar el fenómeno. Parece ser que las políticas y/o proyectos de prevención de suicidio, o no están llegando a la población más vulnerable, no se desarrollan con la oportunidad, constancia, recursos y atención que amerita; no involucra y coordina a todos los sectores que les compete como son educación, salud, vivienda, bienestar social, etc.
Dicha encuesta también reveló que el 60% de los adultos mayores trabajan por que tienen necesidad de dinero, el 58% viven de trabajos informales, el 30% viven en arriendo o en la casa de un familiar, solo el 29% cuenta con una pensión. Demostrando que existe una gran inequidad en esta población como lo afirmó el Viceministro de salud y como lo dije en el debate que realicé sobre esta temática; en Colombia cuesta envejecer, por la falta de protección integral para esta población y de un tratamiento intersectorial que garanticé la vida digna de estas personas.
La desnutrición, es otra de las tristes cifras. Según estadísticas del DANE entre los años 2012 y 2015 murieron 3.899 adultos mayores por esta problemática en el país; demostrando que no existe estudios y políticas que permitan tomar decisiones para mejorar las condiciones alimenticias de la población mayor de 60 años en el país, esto mismo lo ha denunciado la defensoría del pueblo al manifestar que en especial esto se presenta en personas pertenecientes a grupos indígenas o campesinos.
El llamado de atención es a este gobierno y a la ciudadanía en general a fin de que aunemos esfuerzos por garantizarles a nuestros mayores una vida digna, en donde el respeto y la honra primen, y en donde se proporcionen condiciones para la realización del ser humano en una de las mejores etapas de la vida.


Senador Orlando Castañeda Serrano